Una diseñadora quiere reaprovechar la ropa en lugar de tener que producirla una y otra vez. Por ello solicita una replanteamiento de principios dentro de la industria de la moda.