Nikola Macura convierte la vieja chatarra de guerra en instrumentos musicales. El artista cuenta con el apoyo de músicos profesionales.