En Rusia, el enorme aumento de casos de coronavirus lleva al presidente Putin a tomar una medida drástica. Como hasta ahora se vacunaron muy pocos rusos, el presidente decidió que la vacunación sea obligatoria para determinados grupos profesionales.