El lago Urgun, en la república rusa de Baskortostán, es cada vez más pequeño. Los residentes locales culpan a una empresa minera. Pero la mina y las autoridades remiten al cambio climático.