Serguéi es exagente de policía: dejó su trabajo como protesta contra la represión a Navalni. En todo el país, sólo otros dos agentes han seguido sus pasos. Ahora Serguéi quiere dedicarse a la política.