En la República Checa, niños con discapacidad se convierten en copropietarios de una empresa. Un emprendimiento que busca proporcionar más seguridad social.