Las catastróficas inundaciones en Alemania ponen el foco sobre el cambio climático en la campaña electoral. Muchas víctimas se sienten abandonadas por la política.