Tras una prolongada pausa por obras viales, policías de guantes blancos vuelven a dirigir el tránsito en la Piazza Venezia de Roma, con legendaria elegancia italiana.