Un consorcio islandés presiona a periodistas críticos. Los reporteros habían publicado informaciones sobre corrupción y sobornos por licencias de pesca frente a las costas de Namibia.