Angela Merkel siempre ha dosificado su exposición pública, algo que a menudo la ha ayudado en la política. Pero eso ya no funciona en la era de las redes sociales.