En la pintoresca costa del sur de Inglaterra, cada vez son más los habitantes que carecen de una vivienda asequible. En algunas zonas, el desempleo es elevado y la realidad de la gente dista mucho de la imagen romántica de Cornualles.