El 30% de las colonias de abejas en Francia mueren debido al cambio climático y a los parásitos invasores. Para compensar sus pérdidas, algunos apicultores roban las colmenas de sus colegas. Unas 600 tan solo este año.