Sólo en la parte alemana del Mar Báltico yacen 1,6 millones de toneladas de municiones de ambas guerras mundiales. Las municiones quedaron sin explotar o fueron arrojadas al mar tras el final de la guerra.