Dinamarca es el primer país de la UE que considera seguras varias zonas de Siria y que quiere mandar de vuelta a los refugiados. Entre los afectados hay numerosas mujeres y niños, provenientes de la zona de Damasco.