Crece en Bosnia-Herzegovina el malestar contra los caballos silvestres; nadie se siente responsable, salvo algún que otro voluntario.