Expertos belgas desarrollan nuevas estrategias forestales para hacer frente a los daños del cambio climático sobre los bosques. Se apuesta por árboles resistentes a la sequía y los parásitos. Cada vez hay más árboles enfermos por talar.