Nuestro corazón comienza a latir en el vientre materno y al nacer acumula ya unos 50 millones de latidos. En toda una vida puede latir más de 3 mil millones de veces: un rendimiento brutal.