Practicando deporte, o también en el día a día, podemos sobrecargar el sensible tendón de Aquiles. Las malas posturas del pie, el peso y la edad pueden favorecer la inflamación. Es decisivo elegir la terapia adecuada para el tratamiento.