La llamada tetralogía de Fallot es uno de los defectos cardíacos congénitos más comunes. En este caso, el corazón sufre simultáneamente de cuatro alteraciones. Esto plantea un gran desafío para los padres y los niños, así como para los cirujanos que los tratan.