A muchas personas les gusta picar algo dulce en el trabajo o mientras estudian. Los que trabajan largas horas desde casa tienen la tentación al alcance de la mano, pero también existen otras alternativas saludables.