Las bebidas energéticas son un popular remedio contra la fatiga, pero su consumo no está exento de riesgos para la salud.