En las redes sociales los vanidosos parecen tener más éxito que nadie. ¿Nos vuelve Internet narcisistas?