Los medicamentos también actúan de manera diferente según el sexo. Los ingredientes activos son absorbidos y procesados por el cuerpo a diferentes velocidades. Estas diferencias todavía no se tienen muy en cuenta, lo que puede resultar peligroso.