Un vestido elegante sin zapatos de tacón resulta impensable para muchas mujeres. Pero los tacones altos no sólo pueden ser llegar a ser bastante incómodos, sino que en ocasiones incluso dañan los pies.