Los aludes de nieve continúan sepultando a personas. Pese a los modernos dispositivos de localización, los perros son imprescindibles para el rescate. Pues su fino olfato descubre a las víctimas incluso bajo capas de nieve de metros de espesor.