Los niños infectados con el VIH tienen una vida particularmente difícil. Si sus padres mueren de la enfermedad o son incapaces de cuidarlos, por lo general terminan en instituciones. Allí, a menudo son discriminados y estigmatizados.