Con la ayuda de cámaras e imágenes en 3D, ya es posible medir los dientes y las coronas pueden ser fresadas con precisión e incluso se pueden imprimir.