Todos convivimos con billones de microbios. Son fundamentales para nuestra salud porque, por ejemplo, entrenan nuestro sistema inmunitario. Pero, ¿cómo diferencia nuestro cuerpo entre microorganismos buenos y malos?