Los huesos nos convierten en maestros del movimiento y nos permiten soportar cargas pesadas. Pero también realizan otras tareas importantes como generar la sangre y proteger los órganos.