A muchas personas les resulta difícil aceptar un cumplido. Tienden a minimizar el valor de su acción o directamente rechazan los halagos. La psicóloga Diana Alejandra Roncancio nos explica qué significa esto.