Las imágenes en la red no siempre muestran la realidad. Con filtros y retoques se puede embellecer nuestro aspecto. Pero ese anhelo de perfección puede suponer un peligro para los jóvenes.