La energía y la movilidad son dos factores importantes en la protección del clima, pero también lo es la alimentación. Por ejemplo, solo la agricultura industrial es responsable de alrededor del 51% de los gases nocivos para el clima. ¡Es hora de pensar en nuestros hábitos alimentarios!