Para muchos expertos, las langostas y los gusanos de la harina, entre otros, son el alimento del futuro porque son ricos en proteínas y mucho menos dañinos para el medio ambiente que, por ejemplo, las vacas. Pero, ¿son también sabrosos?