El cuerpo regula su temperatura mediante el sudor, que funciona como una especie de aire acondicionado. Pero algunas personas sudan más de lo habitual. La enfermedad se llama hiperhidrosis y suele ser muy incómoda para los afectados.