Algunos cepillos de dientes son un verdadero foco de gérmenes. Las bacterias salen directamente del inodoro. ¿Hasta qué punto es grave este repugnante problema?