El exceso constante de trabajo puede desgastar e incluso desencadenar una depresión, es decir, un burnout. Pero también los que se aburren constantemente pueden estar estresados y agotados. Los médicos llaman a esto boreout.