Lo más práctico no siempre es lo mejor para nuestra salud. Diversos estudios demuestran que cuanto más procesados están los alimentos que ingerimos, mayor riesgo tenemos de padecer enfermedades como el síndrome de intestino irritable o la diabetes.