La medicina moderna hace hoy posible lo antes impensable. Pero los viejos remedios a base de plantas, masajes o agujas aún siguen en uso, e incluso a veces surten mejores efectos que la alta tecnología.