Cada día, muchas personas pasan horas mirando sus teléfonos celulares, la televisión o la computadora, equipos que emiten principalmente luz azul. Estudios recientes demuestran que la exposición prolongada a esta luz puede provocar daños en los ojos a largo plazo e incluso ceguera.