Ya sea alegría o tristeza, la música desencadena emociones. ¿Qué pasa en nuestro cerebro? ¿y cuánto influyen nuestras raíces en la percepción que tenemos de la música?