La principal causa de muerte en todo el mundo son las enfermedades cardiovasculares, que afectan tanto a hombres como a mujeres. Pero la sintomatología suele ser distinta y, a menudo, no son diagnosticadas correctamente. ¿Por qué?