El ibuprofeno y otros medicamentos tienen efectos secundarios diferentes en las mujeres y en los hombres. Esto tardó en reconocerse, porque durante mucho tiempo no se incluían mujeres en los estudios clínicos.