Los gimnasios ya no son sólo un lugar para la gente joven. Cada vez se ve a más gente mayor entrenando en las máquinas. No se trata tanto de tener unos bíceps envidiables o un abdomen perfecto, sino de estar en forma para el día a día.