Nuestros dientes son una especie de tarjeta de visita, así que los cepillamos, los blanqueamos y los pulimos para mejorar su aspecto. ¿Qué podemos hacer nosotros mismos? ¿Cuándo hay que ir a un profesional?