Con un diagnóstico temprano, aumentan las posibilidades de curación del cáncer de pulmón. Los investigadores trabajan en nuevos métodos de detección precoz, como el fino olfato de los perros.