Si quiere llevar una dieta equilibrada, no tiene que renunciar a nada. Porque ya sea grasa o azúcar, la cantidad es lo que cuenta. Nos ocupamos de los componentes de los alimentos.