A veces, un niño nace en el cuerpo de una niña o viceversa. Con ello, comienza un proceso, a veces difícil, de autoconocimiento y aceptación.