Casi 40 años después del comienzo de la epidemia del SIDA, el virus del VIH está lejos de ser vencido. Por lo tanto, la protección contra la infección sigue siendo el principal método en la lucha contra la enfermedad.