El hambre es un mecanismo complejo. Neurotransmisores intercambian información entre el cerebro y el aparato digestivo para generar las sensaciones de hambre o saciedad. Nuestros hábitos alimenticios pueden influir en este mecanismo.