Uno de cada dos adultos rechina los dientes. Especialmente las mujeres. La tensión mandibular vinculada al estrés suele ser el desencadenante. ¿Qué opciones tienen los afectados?